<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18181072\x26blogName\x3dC%C3%B3mo+darle+la+vuelta\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/\x26vt\x3d-1897776408089559313', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>





















No somos libres viernes, 28 de marzo de 2008 |



China ha intentado en estos últimos días lavar su maltrecha imagen exterior permitiendo a un grupo de periodistas occidentales [previamente escogidos por el régimen] visitar el Tíbet. Ahora bien, la visita, como todas las que realizan periodistas occidentales a la zona, ha sido previamente planeada por el gobierno: los sitios que visitarán, las personas con las que hablarán y la información que podrán extraer estará mediatizada por los encargados de hacer de la misma una parafernalia estalinista. Ayer, en el templo más sagrado del budismo tibetano, el Jokhang, una treintena de monjes logró burlar el guión impuesto por Pekín a los periodistas al empezar a gritar “el Tíbet no es libre”, negando también la implicación del Dalai Lama en los disturbios. Las imágenes de los monjes protestando, entre lágrimas y un evidente nerviosismo por las más que posibles represalias que su acción conllevará, son el símbolo mismo del drama que se vive en estos momentos en todo el Tíbet. El revuelo armado es un signo más de que, pese al férreo control de los medios y de las calles, Lhasa sigue bajo los efectos de las protestas de estas últimas semanas y que los tibetanos, por mucha opresión, tortura y cárcel que el gobierno chino pretenda imponerles, no callarán tan rápidamente.

Pd: mañana hay convocada una protesta frente a la embajada de China en Madrid por parte de la Fundació Casa del Tíbet y el Comité de Apoyo al Tíbet, desde las 9 de la mañana hasta las 12 del mediodía.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

La respuesta miércoles, 26 de marzo de 2008 |

Era de esperar que la respuesta de Pekín al alzamiento tibetano fuera la agudización de las llamadas políticas de mano dura. El oficial Diario del Tíbet afirma que las autoridades chinas han instado a su leal gobierno autónomo a tomar medidas en todos los monasterios y centros religiosos del Tíbet. Hasta la fecha sabemos que las llamadas campañas de “reeducación patriótica” se circunscribían a los monasterios más importantes y a aquellos centros más rebeldes a las políticas radicales chinas. Las campañas consistían en el envío de grupos de trabajo que, a la fuerza y bajo una violencia coercitiva implícita, obligaban a los monjes a participar en sesiones de adoctrinamiento en los valores socialistas: la negación del derecho de los tibetanos a ser independientes, repetir hasta la saciedad la integración del Tíbet en la madre patria china y la denuncia explícita al Dalai Lama. Aquellos monjes que, o bien se negaran a participar en las sesiones o se negaran a repetir como loros las proclamas, corrían el riesgo de ser expulsados del monasterio [incluyéndolos en una lista negra que les prohibiría el acceso a cualquier centro monástico del Tíbet] o sufrir torturas y malos tratos en dependencias policiales. Desde 2001 las organizaciones de derechos humanos han podido constatar un recrudecimiento salvaje de estas sesiones de reeducación en muchos centros monásticos tibetanos; de hecho, al menos en los más importantes, el gobierno chino llegó a instalar permanentemente grupos de trabajo cuya principal función, además del adoctrinamiento masivo, era la vigilancia de los centros, y con ello, la represión de cualquier conato de insurrección. Los expertos aseguran que las políticas de reeducación son el principal caldo de cultivo de las protestas que, como las iniciadas el 10 de marzo, provocan el estallido de los monjes acosados por los grupos de trabajo del gobierno. El fracaso de estas represivas políticas ha podido ser constatado en innumerables ocasiones: no existe ni un solo líder espiritual tibetano de importancia [a excepción del Panchen Lama elegido ilegalmente por los chinos] presente en el Tíbet, todos se encuentran en el exilio. Las protestas en los monasterios se han incrementado a partir de 2003 de una manera significativa, y lo que es aún más significativo, los actos de protesta en las calles protagonizadas por civiles no han parado de crecer desde 2006. Que la respuesta de China al alzamiento de los tibetanos sea más mano dura, más adoctrinamiento y más opresión, evidencia la total falta de compromiso político del gigante rojo con el insurrecto Tíbet. Evidencia que la vía elegida por los jerarcas de Pekín es la misma que llevan aplicando en el Tíbet desde su invasión en 1951; es la cruel historia de siempre: cualquier aspiración de los tibetanos, por pacífica que sea, será reprimida con todos los medios coercitivos de los que dispone el Estado chino. ¿Cuál será la respuesta del inmoral occidente a la respuesta opresiva del régimen chino?

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Inmoralidad occidental martes, 25 de marzo de 2008 |

El silencio de la diplomacia internacional ha sentenciado a los tibetanos al ostracismo y al olvido. Es la repetición de un macabro ritual que viene ejecutándose desde 1951: ni las Naciones Unidas ni las democracias occidentales han sido capaces, en medio siglo, de hacer algo por el sufrimiento colectivo de todo un pueblo. La inmoralidad de mirar hacia otro lado cuando se mata a civiles desarmados o se reprime violentamente el derecho legítimo de todo ser humano a expresar sus ideas, constituye la vergüenza colectiva de occidente. Pasó en Myanmar, volverá a pasar en el Tíbet; el olvido al que se ha sumido a estos conflictos en los que el terror de las bombas diarias de Irak, los cohetes palestinos o las pistolas etarras no tienen protagonismo alguno, es sumamente preocupante. La resistencia de los tibetanos a la inmoral ocupación china ha continuado, con distintos grados e intensidades, desde el momento mismo de la invasión. Y muy a pesar de ello, el mundo sólo se ha hecho eco de las aspiraciones colectivas de los tibetanos en tres ocasiones contadas: en 1959, 1989 y ahora, en 2008. El inusitado protagonismo del Tíbet en todos los medios informativos es, para muchos de nosotros una grata sorpresa. Los que llevamos años sintiendo esta causa como algo nuestro sabemos bien que el silencio estremecedor del mundo es una lacra que sólo podremos combatir con el ruido que los tibetanos puedan hacer dentro del Tíbet. Y en el Tíbet, hacer ruido, hablar de libertad de expresión, derechos humanos y autodeterminación implica muchas cosas: cárcel, torturas, ejecuciones y campos de reeducación. Los tibetanos han sido fieles a la no-violencia de su líder espiritual hasta el momento, pero somos muchos los que llevamos años advirtiendo que la vía intermedia del Dalai corre riesgo de resquebrajarse. Y ello implica, en un corto o medio plazo de tiempo una radicalización de la lucha de aquellos que, tras más de medio siglo de opresión, buscan a la desesperada la libertad que sistemáticamente les es negada. La violencia que propugnan algunas organizaciones del exilio, especialmente entre las generaciones de tibetanos nacidos fuera del Tíbet, ha podido materializarse en estas dos últimas semanas: las protestas han sido las más violentas desde 1959. Sólo mediante la quema de comercios chinos, las barricadas o el asalto a cuarteles y edificios gubernamentales chinos, el mundo ha sido capaz de mirar tímidamente a este techo del mundo olvidado. Durante cincuenta años hemos sido incapaces de hacer algo por un pueblo que pacíficamente se ha alzado contra la violencia implícita al discurso del maoísmo; durante medio siglo hemos sido cómplices de un exterminio escalofriante y de un genocidio del que nunca hablamos. El Tíbet merece más atención, y los tibetanos un poco más de ayuda para salir de la noche perpetua impuesta por los comunistas chinos.

Etiquetas: , , , , , , ,

Movilización global sábado, 22 de marzo de 2008 |



En todas las ciudades importantes del planeta, pasando por Nueva York, Barcelona, Estocolmo, Marsella, Madrid, Bangkok, Sydney, Berlín, Londres, San Francisco, Seúl, Nueva Delhi o Tokio, miles de personas se han congregado en estos últimos días para protestar por la barbarie represora que está asolando el Tíbet. Nunca antes tantas personas se habían movilizado por la causa tibetana. Los que llevamos ya años portando chapas, pegatinas de la bandera tibetana en el coche o los que, de una manera harto modesta hacemos campaña en nuestros blogs, sabemos que la movilización mundial es más que necesaria. Y ahora es el momento de hacernos oír, porque los conflictos olvidados, de los que nunca se habla, como el tibetano, necesitan de la voz de cada uno de nosotros. Desde este “mundo libre” que lo es cada vez menos, cada acción, palabra y muestra de apoyo es un empujón para aquellos que dentro del Tíbet se enfrentan a la opresión sistemática del gigante rojo; y para aquellos que llevan toda su vida en el exilio, sin posibilidad de volver a ver a sus familiares o regresar a su país, cada muestra de apoyo constituye un espaldarazo para una causa más que justa.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Todos somos tibetanos viernes, 21 de marzo de 2008 |



Llevamos ya más de 10 días de protestas, represión y locura en el Techo del Mundo, y aún así, las democracias occidentales han sido incapaces de ponerse de acuerdo y plantarle cara al monstruo comunista. Algunos líderes europeos, especialmente de Francia y Alemania, vienen exigiendo algún tipo de protesta simbólica contra el salvajismo militarista que China está exhibiendo en el Tíbet. El boicot a la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos es la protesta más factible en estos momentos. Es absolutamente impropio de países en los que las libertades y los derechos humanos son los pilares mismos de sus sistemas sociopolíticos, que la respuesta a las atrocidades que se están perpetrando en el Tíbet sea el silencio o la indiferencia. Hoy se ha completado la expulsión de todos los occidentales presentes en el Tíbet: dos periodistas, uno alemán y otro austriaco, bajo amenazas de toda índole, han abandonado la Región Autónoma. Sin la presencia de extranjeros, tanto turistas como informadores profesionales, se da vía libre a la brutalidad de una represión que se antoja escalofriante. El mundo vuelve a dejar en la más absoluta soledad a los tibetanos, indefensos ante la maquinaria bélica del mayor ejército del planeta. Y como si de una extraña casualidad se tratara, en el otro foco de tensión que junto al Tíbet forma Taiwán, este fin de semana se celebran elecciones y un referéndum que podría dar vía libre a la independencia de jure de la isla rebelde. Con la represión del Tíbet de telón de fondo los taiwaneses podrían iniciar un complejo camino hacia la independencia que, simbólicamente, auparía a la isla a las Naciones Unidas como país independiente. Mientras, fragatas de guerra del ejército estadounidense patrullan ya las costas de Taiwán con el objetivo de disuadir cualquier maniobra militar china sobre la isla. Y a miles de kilómetros, en el techo mismo de este mundo caótico, un pueblo en la más terrible soledad se enfrente al terror de aquellos que no creen en la libertad ni en los derechos humanos; de aquellos que con las armas, los tanques en la calle y la tortura en prisión hacen política; de aquellos que, al fin y al cabo, hacen de la vida de los tibetanos el mayor de los infiernos conocido. Hoy, más que nunca, por empatía, por solidaridad, por amor al hermano que sufre yo me siento tibetano, todos somos tibetanos.
*Imagen: más de 200 antidisturbios chinos enfrentándose a un reducido grupo de monjes de uno de los tres principales monasterios del Tíbet, Ganden.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Relatos del horror jueves, 20 de marzo de 2008 |

Tibetano anónimo de la prefectura de Aba, Sichuan: “[…] Las líneas telefónicas terrestres han sido cortadas. Hace sólo unos minutos se produjo una gran conmoción. Los monjes empezaron a gritar por fuera del monasterio: “¡Larga vida al Dalai Lama!”

“Esta mañana los estudiantes de enseñanzas medias salieron a las calles a protestar. Hubo varios arrestos y muchos tibetanos marcharon hacia la comisaría de policía para demandar la puesta en libertad de aquellos detenidos. Dos niñas fueron disparadas y heridas. La situación es tensa y escalofriante. La policía, posteriormente, dejó libres a los estudiantes”.

“En el condado de Barkham los estudiantes de un colegio de entre 300-400 alumnos lograron bajar la bandera nacional china de su estandarte”.

Manifestante anónimo tibetano de Machu, provincia de Gansu: “El domingo, hacia las 2 de la tarde, unas 200 personas se manifestaron en el condado de Machu. Un grupo de ellos se adueñó de la bandera china, la quemó y la sustituyó por la enseña tibetana”.

“Hacia la tarde, un grupo de personas incendió las oficinas gubernamentales. Posteriormente, esa misma muchedumbre incendió la oficina de Seguridad Pública. En el camino, los manifestantes quemaron motocicletas y tiendas. Creo que eran propiedades de chinos han”.

“En las aldeas circundantes se han producido pequeñas protestas. En una pequeña aldea llamada Ngura Xian yo mismo tomé parte en una vigilia con velas y en silencio. Lo hicimos para simbolizar las esperanzas y aspiraciones del pueblo tibetano […]. Durante la vigilia la policía llegó y nos dispersó a todos”.


Tibetano anónimo, Lhasa, capital del Tíbet: “Hay una importante presencia policial y muchos vehículos militares. Oí que se han producido arrestos y que al menos dos personas habían sido asesinadas en el monasterio de monjas de Tsangkhung”

“Lo que realmente me preocupa es que no puedo ver ni a un solo occidental ni periodista extranjero. Esto es preocupante”.


Tibetano anónimo, afueras de Lhasa: “La situación es muy tensa y hay una importante presencia militar. He visto convoyes enormes de militares dirigiéndose a Lhasa. Hay una cantidad ingente de rumores pero es difícil saber que está pasando en realidad".

“Estamos muy preocupados por los arrestos arbitrarios. Creemos que la gente grabada a través de los circuitos cerrados de televisión serán arrestados, junto a otros muchos”.

“Todos estamos muy preocupados por la falta de occidentales y de periodistas en Lhasa y en los alrededores. Yo aún no he visto a ninguno en los últimos días”.


* Información difundida y contrastada por la BBC; todos los relatos son de tibetanos que desean mantener su anonimato por temor a posibles represalias de la policía china.
http://news.bbc.co.uk/2/hi/asia-pacific/7300312.stm

Etiquetas: , , , , , , ,

Arde el Tíbet |

Nadie es capaz de saber a ciencia cierta lo que en estos momentos está pasando en el Tíbet y en las regiones que circundan la oficial Región Autónoma del Tíbet; la protesta, iniciada hace más de una semana en la capital Lhasa se ha extendido como la pólvora hacia las vecinas provincias chinas con mayoría étnica tibetana. En el complejo mosaico étnico-lingüístico del “oeste chino”, fraguado bajo la idea “balcanizadora” de desmembrar, de facto, el Tíbet histórico en una pléyade de provincias sin vinculación específica entre sí, habita más de la mitad de la población tibetana total; la otra mitad, subsiste en una fracción mínima de lo que fue el Gran Tíbet. Lo que las protestas de esta semana indican es que el activismo político de los tibetanos que viven fuera de la Región Autónoma es mucho mayor que la de sus hermanos tibetanos oficiales. Desde hace al menos tres años se vienen sucediendo episodios y conatos de protesta de toda índole en estas regiones limítrofes a la Región Autónoma: Sichuán, Gansú y Qinghai han sido los escenarios de episodios de subversión y revuelta contra la dominación china. Ello indica, básicamente, el fracaso de las políticas chinas de sometimiento, reeducación en los valores socialistas y anexión forzosa a la cultura mayoritaria han; las protestas son la materialización física del descontento de una parte de la población tibetana a la que se le niega la autonomía [inexistente, por otro lado, en la zona teóricamente autonomía] y la protección de su cultura. El goteo incesante de camiones y militares chinos, ya se habla de millares de soldados invadiendo de nuevo la región, hace temer una escalada de represión nunca antes vista: los pocos periodistas occidentales presentes en la zona han sido definitivamente expulsados de la región, pero sus informes evidencian una militarización creciente de las zonas habitadas por los tibetanos. Esto, unido al apagón informativo que el régimen chino ha impuesto dentro de sus fronteras, dificulta enormemente el conocimiento de los sucesos que se están produciendo en el Tíbet. Se habla de ciudades desiertas, convoyes de millares de soldados con rumbo a Lhasa, redadas casa por casa, miles de detenidos, centenares de muertos, monasterios cerrados a cal y canto…, el escenario que pintan los occidentales que han presenciado las revueltas es dantesco. Y más dantesco sigue siendo el silencio cómplice de los gobiernos occidentales, incapaces de articular una respuesta común contra una sangría intolerable. ¿Hasta cuando hemos de seguir soportando que un conflicto de esta relevancia no sea un tema crucial en las relaciones bilaterales entre el monstruo rojo y las democracias occidentales? ¿Hasta cuando hemos de soportar aquellos que deseamos, ante todo, el bienestar de los tibetanos que la opresión, la negación de libertades básicas y el derecho a la vida se vulneren, de manera sistemática, en todas las zonas del Tíbet? ¿No va siendo hora de actuar antes de que este drama se cobre la vida de más seres humanos inocentes? ¡Tíbet libre ya!

Etiquetas: , , , , , , ,

Alzamiento tibetano miércoles, 19 de marzo de 2008 |

Human Rights Watch afirma que centenares de tibetanos están presos por haber participado en las manifestaciones pacíficas y violentas que se han venido registrando en la capital Lhasa desde el 10 de marzo. Ello implica, de entrada, que estos presos políticos se hallan en grave riesgo teniendo en cuenta el historial de torturas y muertes bajo detención policial para aquellos presos acusados de actividades políticas. Mientras, la agencia de noticias oficial del régimen comunista chino afirma que más de 100 activistas tibetanos se han entregado desde que se cumpliera el plazo de ultimátum para la rendición dado por las autoridades chinas. El exilio, en cambio, afirma que este centenar de insurrectos rendidos no son más que tibetanos detenidos in situ en sus hogares tras las espectaculares redadas, casa por casa, que se han venido efectuando durante todo el fin de semana. Las protestas, inicialmente circunscritas a la siempre agitada capital tibetana parecen haberse extendido hacia las provincias limítrofes a la Región Autónoma del Tíbet; zonas de mayoría étnica tibetana como Sichuán, donde la policía parece haber abierto fuego contra una concentración pacífica, o en Gansú, donde una turba de tibetanos a caballo y motocicleta parece haber atacado una sede del gobierno chino e izado la bandera del Tíbet independiente, han venido sufriendo protestas durante este fin de semana. La espectacularidad de las protestas, de una intensidad nunca antes vista, y la violencia de algunas de estas manifestaciones han movido al Dalai Lama a amenazar con dimitir si ésta persiste: desde una concepción búdica la violencia no es lícita bajo ningún concepto. Aún así, la “vía intermedia” del Dalai, tras décadas de ineficiencia, está naufragando frente al pujante activismo de una nueva generación de tibetanos descontentos: porque son ellos, los jóvenes nacidos bajo el yugo de la hoz y el martillo los que están desafiando, con piedras y fuego en mano, la tiranía, la opresión y la falta de libertades instauradas por los chinos.

Etiquetas: , , , , , , ,

Tíbet martes, 18 de marzo de 2008 |

La historia no es cíclica, ni se repite constantemente; lo que está pasando en estos mismos momentos en el Tíbet es el desarrollo lógico de un proceso largo y tedioso de represión, liberticidio y negación de derechos humanos elementales. Hace casi 19 años, pocos meses antes del estallido de las protestas de Tiananmen, en el Tíbet se produjo el estallido de lo que, en su momento, fue considerada la protesta más importante desde el “alzamiento nacional” del 10 de marzo de 1959. En aquella ocasión, el saldo total de víctimas fue de centenares, millares de desaparecidos y la implantación de la ley marcial en la capital tibetana. Tras más de una década de tensa calma, con un repunte preocupante de los niveles de represión [muy especialmente en el ámbito monástico], y de cara a los Juegos Olímpicos que han de celebrarse este verano en Pekín, ha estallado una revuelta de grandes dimensiones y de una violencia inusitada: el conflicto parece haber entrado en una nueva fase caracterizada por la disolución de la “vía intermedia” del Dalai Lama. La imágenes de monjes y civiles apedreando comercios chinos, incendiando coches patrulla de la policía o formando barricadas en las cercanías del centro histórico de Lhasa son sumamente preocupantes; y lo son más aún las noticias de los primeros muertos productos de la represión policial: se habla de una treintena, pero fuentes del exilio ya hablan de más de un centenar. Medios independientes afirman que más de un millar de tibetanos podrían estar ya detenidos en dependencias chinas: la tortura y la arbitrariedad que caracterizan a las fuerzas policiales chinas ponen en grave riesgo a estos presos políticos. Desde “cómo darle la vuelta” condenamos enérgicamente la represión que sobre los manifestantes está ejerciendo la República Popular China, producto de las décadas de ocupación, represión sistemática y vulneración diaria de derechos humanos elementales. Creemos que la solución a este conflicto olvidado no pasa ni por los tanques ni por asaltar con el Ejército Popular de Liberación ciudades y pueblos levantados contra la tiranía; la noticia de que el Dalai Lama pueda “dimitir” si los niveles de violencia de mantienen en ambos lados es sumamente preocupante: no hay solución lógica a la crisis y al conflicto sin la mediación o participación del líder espiritual tibetano.

Etiquetas: , , , , , , ,

Tsunami lunes, 10 de marzo de 2008 |

Ayer, el aún Coordinador General de Izquierda Unida sintetizaba a la perfección los resultados de las Elecciones Generales del domingo: todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria, a excepción de la derecha nacionalista catalana, se vieron afectados por el “tsunami bipartidistsa”. Lo de ayer es la consolidación de la realidad del miedo, de la realidad de los grandes, de la estrechez de miras y de la bipolarización social y política de estos últimos cuatro años. Se consolida, bajo los auspicios de una ley electoral abyecta, la configuración de una cámara a dos colores: el rojo tibio de la socialdemocracia sin proyecto y el azul traicionero de la derecha. La crispación política, el miedo infundado por socialistas con la consigna del “voto útil” y la espectacular campaña bipartidista efectuada al margen de cualquier ideal pluralista, han terminado por destruir, un poco más si cabe, los fundamentos mismos del sistema democrático. La debacle de Esquerra Republicana y de Izquierda Unida es el síntoma mismo de que algo preocupante se fragua en las entrañas de la auténtica izquierda: la abstención y el trasvase de votos al orbe socialista son una realidad. Implica el fracaso explícito de un proyecto de futuro de izquierdas y el triunfo abrumador del plan socialdemócrata carente de ideas específicas; implica, a groso modo, el triunfo de aquellos que carecen del suficiente bagaje político para gobernar, de aquellos que han utilizado el miedo para perpetuarse otros cuatro años en el poder. Ahora se abre un período de incertidumbre atroz: ¿qué harán los socialistas para poder gobernar cómodamente? ¿Pactar con la derecha nacionalista catalana? ¿Qué hará Izquierda Unida ante el hundimiento del domingo? ¿Cómo afrontaremos desde la izquierda la preocupante realidad del bipartidismo ya institucionalizado, y lo que es peor, sancionado por las urnas? La autocrítica de Gaspar Llamazares y de la actual directiva de Izquierda Unida ha sido, en mi opinión, de lo más decente que pudimos presenciar el domingo: Gaspar ha asumido los errores y el rotundo fracaso electoral como algo personal, asumiendo todas las responsabilidades de la derrota. La refundación de Izquierda Unida es un imperativo en estos momentos; y sí, debemos buscar una alternativa a la sombra socialdemócrata que se cierne sobre nosotros. Izquierda Unida debe enfatizar aquellas cosas que la diferencian del Partido Socialista; debe convencer al electorado que el proyecto de izquierdas que defendemos es, ante todo, una garantía de cara al futuro. Quedan cuatro años duros en los que, definitivamente, comprobaremos si la institucionalización de este rancio bipartidismo se afianza o se quiebra; y es aquí donde Izquierda Unida tiene un papel director central: debemos hacer oposición a la socialdemocracia que, con mayorías, siempre se aleja de la izquierda; debemos, con nuestro casi millón de votos hacernos oír en el desierto bicolor en el que se ha terminado convirtiendo el Congreso de los Diputados.

Etiquetas: , , , ,

9-M domingo, 9 de marzo de 2008 |

Etiquetas: , ,

Reflexión sábado, 8 de marzo de 2008 |

"Quiero agradecer de corazón el apoyo del pueblo de Arrasate; el cariño, apoyo y calor que está mostrando la gente anónima con mi madre y mis hermanos. Quiero agradecer el apoyo de los socialistas. Mi padre murió por defender la libertad, la democracia y las ideas socialistas. Era un hombre valiente que ha dado la cara y los que lo han matado son unos cobardes. Unos cobardes sin cojones. Pero sobre todo pido un cosa: y es que el asesinato de mi padre no sea manipulado por nadie. Eso no lo vamos a tolerar. Yo, mi madre, todos iremos a votar. Los que quieran solidarizarse con nuestro dolor, que acudan masivamente a votar el domingo. Para decir a los terroristas que no vamos a dar ni un solo paso atrás. Son unos hijos de puta".

Arrasate / Mondragón, 8 de marzo de 2008

Comunicado leído por Sandra Carrasco, hija mayor del último asesinado por ETA.

Etiquetas: , , , ,

¿Las ideas claras? viernes, 7 de marzo de 2008 |

Leyendo la extraordinaria entrevista de Jesús Moreno a Mariano Rajoy en El País, me he quedado con un par de ideas básicas: Rajoy carece de un proyecto de futuro sostenible, y lo que es aún peor, es incapaz de hacer autocrítica de la mala gestión de su partido en los cuatro años de aznarato. A base de evasivas, de decenas de “no lo sé” y demás argucias discursivas, Rajoy expone con claridad la falta de ideas, y lo que es aún peor, la confusión que impera en un partido cuya oposición se ha basado en instigar odios, crispar a la clase política y caldear el ambiente de un Congreso reconvertido en patio de colegio. La entrevista es incisiva y directa, el periodista, muy al contrario de lo que suele pasar en este país, no se anda con rodeos a la hora de plantear preguntas harto incómodas para el candidato conservador. Cuando se le pregunta por el 11 de marzo, Rajoy es incapaz de asumir el error garrafal de su partido al no criticar la nefasta gestión del mayor atentado de nuestra historia: resulta que ni nos mintieron ni estuvieron intoxicando a la opinión pública española durante tres largos años con falacias inconsistentes que relacionaban la matanza con los separatistas vascos. Y encima, Rajoy termina afirmando que el 11-M no ha “sido un tema esencial en la legislatura”, el colmo de los colmos… En materia educativa el esperpento es mayúsculo: al preguntársele por la bajada estadística e irrefutable del número de becas durante los ocho años de gobierno de la derecha, Rajoy se limita a repetir, como un loro, que carece de cifras al respecto o, simplemente, no sabe de lo que se habla. Que un antiguo ministro de educación no se acuerde de la gestión realizada durante su mandato en el sector educativo, es simple y llanamente insostenible, inadmisible. Cuando el PP entró en el gobierno en el año 1996, en España se repartían 720.000 becas; en 2004, año en el que dejaron el gobierno en manos de la izquierda, la cifra total de becas era de 400.000. Para colmo, el interés de una persona que aspira a ser futuro presidente de la nación por un tema tan esencial como la educación es nulo al terminar afirmando que, en relación a las preguntas educativas, no le parece “un debate muy entretenido” [sin comentarios].

En la sección de “leyes sociales” Rajoy termina por estrellarse del todo: el periodista le pregunta si “conoce alguna familia tradicional que haya entrado en crisis por la aprobación del matrimonio homosexual”, a lo cual el candidato conservador responde que nadie jamás ha dicho algo parecido [¿el Foro de la Familia, los obispos, Ángel Acebes y Zaplana, quizás?]. Cuando se le pregunta si el PP, en caso de gobernar, y con una sentencia firme del Tribunal Constitucional que verifique la legalidad definitiva de la ley de matrimonios homosexuales mantendría estas uniones, Rajoy contesta con un no lo se, con una decisión “en función de las circunstancias”. Y ustedes pensarán, al igual que yo, ¿qué circunstancias son esas? ¿Las que los obispos, el Foro de la Familia, la COPE y la caverna decidan? La entrevista íntegra, de lectura más que recomendable, es una muestra de la desfachatez, la insensatez y la manipulación torticera que la derecha hace de la realidad política del país. Como aves de carroña en pleno vuelo, sobrevolando los restos de lo que podría quedar del Estado del bienestar el próximo domingo, los halcones y buitres de esta rancia derecha se preparan para el festín final: si ganan ellos, tal y como explicita perfectamente la entrevista, el riesgo de volver a 1996, o lo que es peor, a 1975, es un hecho. Ahora sólo falta saber si tú estás dispuesto a que eso ocurra; la respuesta, el domingo.

Etiquetas: , , , , ,

Somos más jueves, 6 de marzo de 2008 |

“La política no va conmigo”; “son todos iguales”; “al final, vote lo que vote, las cosas no cambiarán”; “soy apolítico”… Éstas y otras afirmaciones son más que comunes entre un porcentaje alto de los jóvenes de este país. Muchos se equivocan cuando, invocando el apolitismo, se declaran ajenos a ideologías o tendencias políticas: todos y todas somos, de una manera u otra, seres políticos; tomamos decisiones en base a ideologías concretas, mediatizadas o no, por discursos politizados. Cuando nos quejamos de que el bolsillo, por mucho que rasquemos, no da para más, estamos manifestando una opinión política concreta; cuando nos indignamos por el bombardeo de una barriada de Gaza, estamos posicionándonos políticamente respecto a un acontecimiento a escala internacional; cuando defendemos un modelo de familia concreto, un modelo educativo determinado o una visión del mundo personalizada, estamos tomando partido por algo. Somos, lo queramos ver o no, animales políticos: mediatizados por discursos que construyen mundos a nuestra medida, ideologías al servicio de la predisposición innata del ser humano a creer en valores que le son ajenos, interiorizados hasta el punto de convertirlos en verdades indiscutibles. En este país de una complejidad extraordinaria, los jóvenes nacidos en democracia tenemos un rol crucial que desempeñar de cara al futuro: somos la única generación nacida en un sistema democrático en toda la historia de España; hemos sido criados en un país en el que el aborto dejó de ser un delito; en el que la libertad religiosa es un imperativo moral; en el que la homosexualidad no conduce, directamente, a la cárcel; en el que, todos y todas podemos vivir en libertad bajo el paraguas de una democracia, eso sí, imperfecta y reformable. Nosotros, los jóvenes demócratas españoles, tenemos en nuestras manos la posibilidad de dar un portazo definitivo a los lastres del pasado, mirar al futuro y avanzar en progreso. Porque en este país somos más los que creemos en los valores de un auténtico progreso de izquierdas; porque somos más los que creemos en la tolerancia hacia el diferente; porque somos más los que, lo quieran o no, creen en la libertad religiosa frente al nacionalcatolicismo de aquellos incapaces de entender que la religión ha de quedarse en las casas e iglesias de aquellos que practican; definitivamente somos más los que, a pesar de considerarnos apolíticos o marginados por el sistema y su ilógica ley electoral, tenemos ideales y valores de progreso en los que creer. Porque el domingo, votes a lo que votes, lo importante es acudir al colegio electoral que te corresponda; porque hay que decir con la voz bien alta y con la dignidad que ha de caracterizar a una generación de jóvenes nacida en democracia que el futuro es nuestro, y no de aquellos que aún pretenden hipotecarnos con los monstruos del pasado; porque, le pese a quién le pese, somos más los que creemos en la igualdad entre todos los ciudadanos de este país, no importando ni el color de su piel, ni su género ni su orientación sexual. El domingo, por nuestro futuro y por el de aquellos que nos sucedan, vota al progreso y a la libertad, vota a las izquierdas.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Condiciones |

Que alguno de los dos partidos mayoritarios alcance una mayoría absoluta es, en estos momentos, harto improbable. La política de pactos que el ganador de las elecciones desarrolle será crucial. Algunos creen que Zapatero se decantará, de nuevo, por una estrategia de pactos puntuales, como la desarrollada en la ya liquidada legislatura anterior; otros, conscientes de que la presión de los partidos minoritarios y nacionalistas podría acentuarse en esta nueva fase, hablan directamente de coaliciones estables. Y es en este punto donde los socialistas deberán decantarse por dos concepciones ideológicamente antagónicas: la derecha nacionalista de CIU, o la izquierda progresista de IU. Teniendo en cuenta que los socialistas se venden como izquierdistas, el pacto natural y más lógico sería uno con Izquierda Unida: de hecho, los socialistas tienen en estos momentos un pacto de gobierno estable en la Generalitat catalana con el socio de IU en dicha comunidad. Ahora bien, las condiciones previas que la izquierda planteará al PSOE pueden no ser del agrado del ala más conservador del partido; Izquierda Unida ya ha adelantado que existen puntos que no son negociables: la reforma de esta abyecta ley electoral es, a todas luces, la condición intocable. La revisión del Concordato con la Santa Sede, y a la suma, el desarrollo de una ley que garantice la libertad religiosa y el laicismo del Estado serán también puntos básicos. Izquierda Unida, a pesar de su evidente inferioridad, tiene el potencial suficiente para plantear a la socialdemocracia la ejecución de un programa de izquierdas sensato y realista: avanzar en la laicidad del Estado, desarrollar aún más las políticas de ampliación de derechos y salvaguardar los escasos resortes con vida del Estado del bienestar son puntos clave. Que los socialistas se decanten por las izquierdas o por la derecha catalanista de CIU marcará, inevitablemente, el desarrollo de la próxima legislatura: en tus manos está impedir que la socialdemocracia se decante por la derecha que, ni cree en tu libertad ni en la igualdad entre todos los ciudadanos de está nación de naciones y lograr, muy al contrario, una mayoría de izquierdas que haga que este país progrese en libertad, igualdad y democracia.

Etiquetas: , , , ,

¡Vota! miércoles, 5 de marzo de 2008 |

Por Almudena Grandes.

Sí, ya sé que mola más el escepticismo. Sé que el distanciamiento irónico es más acorde con mi edad, que la disciplina un pelín cínica de la crítica ácida va mejor con mi profesión, y hasta que la languidez del desencanto, tan femenina, me favorecería más en los planos cortos. Lo sé, pero el domingo yo voy a ir a votar. Por encima de mi escepticismo, más allá de mi evidente afición a la ironía, con mi conciencia crítica a cuestas y a despecho de la fotogenia, voy a ir a votar. Con mis propias decepciones y con mis ilusiones maltrechas, con mis principios más firmes y con mis hijos mayores, voy a votar.

Votaré a favor de mucha gente que no lo hará. Porque no tiene derecho a hacerlo o porque se le ha olvidado que lo tiene. Votaré para que los niños de 12 años no sean tratados como delincuentes, para que los inmigrantes que sostienen nuestra riqueza sin participar de ella no sean tratados como delincuentes, para que los excluidos sociales y las mujeres que abortan no sean tratados como delincuentes. Votaré en contra de mucha gente que votará. Votaré contra los privatizadores de servicios públicos, contra la humillación de los reclinatorios, contra las juntas de escolarización que favorecen a los colegios concertados, contra los explotadores de inmigrantes. Votaré, en definitiva, contra la gente de orden, ese orden detestable, delincuente, que se afirma en la insolidaridad, en la indiferencia ante el sufrimiento ajeno y en la perpetuación de los privilegios de unos pocos. Votaré a la izquierda, con la izquierda, por la izquierda, pensando en mis convicciones laicas, progresistas y republicanas, no en mis impuestos. Todavía hay unas pocas cosas que no pueden comprarse con dinero.

Y bien, a pesar de todo, sé que mola más el escepticismo. Pero yo miro a mi alrededor y, sinceramente, creo que no me lo puedo permitir. ¿Tú sí?

Almudena Grandes, El País, 03/03/08.

Etiquetas: , , , ,

Kit del no votante martes, 4 de marzo de 2008 |



Acabo de recibir del Partido Socialista Obrero Español una postal gigante en el que se me encomienda a rellenar una serie de puntos acerca de temas que, se supone, son de interés general: el cambio climático, la inmigración, el trabajo, la educación, el cine y la cultura. Se supone que he de rellenar los espacios en blanco con mis ideas sobre estos temas, y sí, a pesar de no ser socialista, lo hice:

1. Cambio climático: creación de una Vicepresidencia ambiental; promoción de un plan nacional de energías renovables; promoción a toda costa del transporte ferroviario; creación de un impuesto ecológico especial a aquellas empresas que más contaminan; cumplimiento íntegro del Protocolo de Kioto.

2. Inmigración: promoción de un plan nacional de integración basado en el respeto, la multiculturalidad y los valores básicos del sistema democrático: aquí cabemos todos; lucha integral contra las mafias que trafican con personas: los inmigrantes ilegales que arriban a nuestras costas no son los culpables, sino aquellos que trafican con ellos; promoción a gran escala, y con mayores dotaciones económicas, del Plan África.

3. Trabajo: subida del salario mínimo interprofesional a los 1.100 €; lucha contra el fraude fiscal y laboral de los empresarios: creación de más inspectores de trabajo; lucha integral contra la precariedad laboral de los jóvenes a través de medidas drásticas.

4. Educación: promoción absoluta de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, con un especial hincapié en una educación sexual completa y abierta que supere los tabúes actuales; supresión de la religión en todas las escuelas públicas: la religión, en las iglesias; supresión de los conciertos con la Iglesia católica: no más dinero para aquellos que promocionan la intolerancia y la división; universidades públicas 100% gratuitas; becas o becas-salario universales: porque todos tenemos derecho a estudiar; alquileres especiales para estudiantes universitarios.

5. Cultura: supresión del canon digital: pagar a la SGAE es un robo; promoción del software libre y de las licencias abiertas tipo Copyleft o Creative Commons; gratuidad universal de los museos dependientes del Ministerio de Cultura; promoción pública de la cultura urbana y de las actividades para jóvenes.

6. ¿Cine?: ¿qué tal si cambiamos esta pregunta por “derechos”? Una ley del aborto en plazos: abortar no es un delito, es un derecho; ley integral contra la homofobia y la transfobia: incitar al odio hacia los no-heterosexuales debe ser tipificado como delito; derecho a una muerte digna: legislación a la “holandesa” de la eutanasia activa; derecho universal a la vivienda: promoción del alquiler público de bajo coste y reordenación total del mercado inmobiliario.

El siguiente paso del kit es que, en caso no acudir a las urnas, la postal ha de ser triturada y tirada la basura. Ahora bien, cuando le das la vuelta a la postal, aparece un lema en grande que dice así: “no votar es no creer en tus ideas. Vota con todas tus fuerzas”. Y sí, amigos y visitantes, apuntar tus ideas acerca de temas tan importantes como el cambio climático, la inmigración o la educación para luego tirarlos a la basura, es un acto de necios. Y por ello, porque creo que las ideas de cada uno tienen un valor supremo, protegido y consagrado por la ley de leyes, el próximo domingo pienso acudir a las urnas y depositar mi voto a aquellos que sí comparten mi ideario: gracias a los socialistas, a sus debates y a su campaña lo tengo más claro que nunca: votaré a la auténtica izquierda, votaré a Izquierda Unida.

Etiquetas: , , , , , , ,

Payasos [de feria] |

El espectáculo televisivo de corte bipartidista, aquello a lo que algunos llaman debate, fue el broche final de una campaña electoral harto lamentable. Ayer, los dos principales aspirantes a la Presidencia escenificaron el patetismo político que los caracteriza, la demencial falta de ideas y proyectos de sus respectivos programas y la nula visión de futuro de una generación de políticos de cuarta categoría. El monólogo de ayer fue, ante todo, una repetición [más vehemente si cabe] del primer round: los mismos temas, los mismos argumentos y, para colmo, los mismos cierres. Rajoy escenificó su harakiri político ante 12 millones de personas que, con la boca abierta, tuvimos que soportar una sarta de mentiras nunca antes oídas; y es que el delfín de Aznar, incapaz de asumir los errores de su propia gestión y la de sus compañeros llegó a afirmar que la guerra de Irak había sido apoyada por los socialistas y por el propio Zapatero. Volvió a mentir en el tema migratorio, afirmando que durante estos últimos cuatro años España se ha terminado consolidando como el coladero de Europa, que Zapatero carece de una política migratoria definida y de una acción exterior decidida. Mientras que Zapatero, en pocos minutos lanzó más de 30 propuestas a la cara atónita de su contrincante, Rajoy se escudó en las tres ideas pesimistas básicas de su campaña: aquí no cabemos todos, la economía es un desastre y los socialistas han negociado con ETA. Lo de anoche fue la culminación a un desastre político sin precedentes en la historia contemporánea española: la instalación de la mentira y el engaño como ejes principales de la acción política; así, el mantra popular, ha terminado erigiéndose en la verdad única de una derecha carente de argumentos, en la mayor estafa discursiva de estos últimos treinta años. Anoche quedó patente que el bipartidismo que ambos partidos pretenden instaurar, atentando contra la pluralidad política de un sistema que, ni por asomo, se asemeja al norteamericano, es un cáncer, una amenaza absoluta para el sistema de derechos y libertades, para la pluralidad garantizada por la Constitución. Anoche, más que nunca, me quedó claro que ni Zapatero ni Rajoy tienen la altura política exigible para el cargo al que optan. Anoche me reafirmé en la convicción de que mi voto, le pese a quién le pese, seguirá siendo más útil en la trinchera de la auténtica izquierda que en el corral y el circo de aquellos [payasos] que ni creen en la pluralidad ni respetan a los ciudadanos.

Etiquetas: , , , , , ,

Que no te engañen lunes, 3 de marzo de 2008 |

En los últimos mítines electorales hemos asistido a una radicalización del mensaje de los aspirantes a la presidencia. El codiciado “centro”, el espacio inexistente cuyo lugar ocupa, muy al contrario, una masa de 3 millones de votantes potencialmente progresistas [pero políticamente indefinidos e inactivos], parece no serlo tanto para socialistas y populares. Zapatero ha empezado a utilizar la estratagema electoral más sucia de todas: apelar al voto útil de izquierdas. Es la estrategia de los que son comparseros de la crispación política de la derecha; es la patética materialización de la falta de ideas de una socialdemocracia en deriva, carcomida por sus estructurales contradicciones: y es que uno no puede ser de izquierdas y apoyar, decidida y explícitamente, políticas neoliberales como las del anterior gobierno. No se puede ser de izquierdas y no subir el salario mínimo interprofesional a los 1.100 euros; no se puede ser progresista afirmando que se ha generado empleo y ocultar, con la otra mano, el evidente hecho de que ese empleo es de una calidad monstruosa. No se puede ser de izquierdas y negar el derecho a que en éste país las Cortes debatan sobre la ampliación de la ley del aborto y del derecho inalienable de todo ser humano a acceder a una muerte digna. No se puede ser de izquierdas y bajar impuestos, y lo que es aún peor, dilapidar las posibilidades de aplicar una fiscalidad justa y progresiva: que paguen más los que más tienen. Zapatero ha apelado, en Zaragoza, al “voto útil”, es la historia de siempre: sólo votando al Partido Socialista [Obrero] Español hay garantías suficientes de que la derecha rancia y casposa del Partido Popular no acceda al poder. Pero esta apelación trampa reside el germen del engaño socialista: ellos no son de izquierdas, ni practican políticas progresistas y justas; ellos son socialdemócratas, los vendidos neoliberales que, incapaces de entender la contradicción estructural de su condición, pretenden engañarnos con una sarta de mentiras imposibles de digerir. La izquierda auténtica, democrática, laica y republicana, la representamos aquellos que creemos que los derechos humanos básicos han de ser defendidos a capa y espada: ampliación de la ley del aborto y sustitución por una ley de plazos; derecho a la eutanasia; una política fiscal justa y progresiva; una escuela pública laica y de calidad, sin religión en las escuelas; una universidad pública 100% gratuita; una política medioambiental seria y comprometida con los tratados internacionales suscritos por España; 0.7% al desarrollo; un trabajo digno y bien pagado: somos precarios, nos merecemos un salario mínimo de 1.100 euros; cultura libre y gratis, el canon es un robo; derecho a decidir nuestro futuro político: queremos una República y un Estado federal. Que no te engañen…

Etiquetas: , , , , ,

Creyendo en la democracia sábado, 1 de marzo de 2008 |

El Partido Popular parecer haber desvelado definitivamente cuales son los ejes principales de su estrategia electoral: infundir la suficiente apatía como para que los potenciales votantes de izquierdas se queden, básicamente, en casa el próximo domingo. Esto lo ha dicho Gabiel Elorriaga, secretario de comunicación del PP, en una entrevista con el Financial Times que, cuanto menos, es todo un alegato contra una de las bases del sistema democrático, la participación de los ciudadanos en las instituciones a través del sufragio:

Toda nuestra estrategia está en centrada en desalentar a los votantes socialistas […], sabemos que nunca nos van a votar, pero si logramos crear suficientes dudas sobre la economía, la inmigración y las cuestiones nacionalistas, quizás se queden en casa. […] El resultado electoral depende del impacto de este mensaje

Mientras que los restantes partidos llaman a la participación masiva, aquellos que jamás han creído en la democracia, que se hicieron políticos en los pasillos del laberinto franquista, en lugar de vender ideas y proyectos de futuro basan su mensaje en la siembra de miedos y dudas. Es de suponer que, a la vista de lo dicho por este demócrata confeso, la campaña electoral dé un nuevo giro de tuercas: las bazas principales del partido que dice ser alternativa al socialismo español son, en su forma y contenido, manifestaciones de una naturaleza antidemocrática repugnante. La promoción de la abstención, del hecho en sí de que los ciudadanos no acudan a las urnas, es, con toda probabilidad, lo menos democrático que un político puede llegar a decir; y en el PP no sólo carecen de la mínima higiene democrática exigible, sino que incluso se jactan de ello. El sistema democrático actual, restringido y acotado de base, tiene en la participación electoral el mayor de sus pilares: es el sufragio universal, secreto y libre, el que determina la composición de las dos cámaras de representación de los ciudadanos. Los mismos que durante más de ocho años vienen apelando, día tras día, a un ordenamiento constitucional que en su día muchos ni tan siquiera apoyaron, demuestran el respeto que tienen al contenido del mismo. La diferencia entre esta derecha, a la deriva y sin proyecto de futuro, con la socialdemocracia que aspira a seguir gobernando este país es que los primeros, ni tan siquiera, creen en los mecanismos básicos del sistema. Los segundos, con los cuales discrepo en multitud de ocasiones, tienen como eslogan principal de campaña un “vota con todas tus fuerzas”; porque, votes a lo que votes, esta democracia harto imperfecta necesita de tu participación; porque hasta la derecha retrógrada y antidemocrática sabe que en este país somos mayoría los que creemos en el progreso, en la libertad y en la igualdad. No dudes en acudir a las urnas el próximo domingo: porque la abstención es la apuesta central de los que no creen en la democracia, de los que no creen tan siquiera en el sufragio universal. Vota.

Etiquetas: , , , , , , ,

izquierda unida