<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18181072\x26blogName\x3dC%C3%B3mo+darle+la+vuelta\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/\x26vt\x3d-1897776408089559313', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Tsunami

Ayer, el aún Coordinador General de Izquierda Unida sintetizaba a la perfección los resultados de las Elecciones Generales del domingo: todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria, a excepción de la derecha nacionalista catalana, se vieron afectados por el “tsunami bipartidistsa”. Lo de ayer es la consolidación de la realidad del miedo, de la realidad de los grandes, de la estrechez de miras y de la bipolarización social y política de estos últimos cuatro años. Se consolida, bajo los auspicios de una ley electoral abyecta, la configuración de una cámara a dos colores: el rojo tibio de la socialdemocracia sin proyecto y el azul traicionero de la derecha. La crispación política, el miedo infundado por socialistas con la consigna del “voto útil” y la espectacular campaña bipartidista efectuada al margen de cualquier ideal pluralista, han terminado por destruir, un poco más si cabe, los fundamentos mismos del sistema democrático. La debacle de Esquerra Republicana y de Izquierda Unida es el síntoma mismo de que algo preocupante se fragua en las entrañas de la auténtica izquierda: la abstención y el trasvase de votos al orbe socialista son una realidad. Implica el fracaso explícito de un proyecto de futuro de izquierdas y el triunfo abrumador del plan socialdemócrata carente de ideas específicas; implica, a groso modo, el triunfo de aquellos que carecen del suficiente bagaje político para gobernar, de aquellos que han utilizado el miedo para perpetuarse otros cuatro años en el poder. Ahora se abre un período de incertidumbre atroz: ¿qué harán los socialistas para poder gobernar cómodamente? ¿Pactar con la derecha nacionalista catalana? ¿Qué hará Izquierda Unida ante el hundimiento del domingo? ¿Cómo afrontaremos desde la izquierda la preocupante realidad del bipartidismo ya institucionalizado, y lo que es peor, sancionado por las urnas? La autocrítica de Gaspar Llamazares y de la actual directiva de Izquierda Unida ha sido, en mi opinión, de lo más decente que pudimos presenciar el domingo: Gaspar ha asumido los errores y el rotundo fracaso electoral como algo personal, asumiendo todas las responsabilidades de la derrota. La refundación de Izquierda Unida es un imperativo en estos momentos; y sí, debemos buscar una alternativa a la sombra socialdemócrata que se cierne sobre nosotros. Izquierda Unida debe enfatizar aquellas cosas que la diferencian del Partido Socialista; debe convencer al electorado que el proyecto de izquierdas que defendemos es, ante todo, una garantía de cara al futuro. Quedan cuatro años duros en los que, definitivamente, comprobaremos si la institucionalización de este rancio bipartidismo se afianza o se quiebra; y es aquí donde Izquierda Unida tiene un papel director central: debemos hacer oposición a la socialdemocracia que, con mayorías, siempre se aleja de la izquierda; debemos, con nuestro casi millón de votos hacernos oír en el desierto bicolor en el que se ha terminado convirtiendo el Congreso de los Diputados.

Etiquetas: , , , ,

You can leave your response or bookmark this post to del.icio.us by using the links below.
Comment | Bookmark | Go to end
  • Anonymous Anónimo says so:
    12:03 p. m.  

    ¿Más sensación de voto útil ha habido en estas últimas elecciones que en las anteriores, tras los atentados del 11M y la guerra de Irak? En ese escenario sí que me creo lo del voto útil. Pero ahora no. No, el problema es otro y está dentro. Se llama ilusión, dar propuestas novedosas y posibles, sobre todo posibles, y darle publicidad a todo esto, dentro de sus limitaciones, pero no me negarán que más medios que Rosa Díez sí que han tenido. El problema es que mucha gente sienta más útil, más práctico, votar al PSOE hoy, más aún que hace cuatro años, con todo lo que pasó. Eso da idea de lo "posible" e "ilusionante" que ven la propuesta de IU. top

izquierda unida