<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18181072\x26blogName\x3dC%C3%B3mo+darle+la+vuelta\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/\x26vt\x3d-1897776408089559313', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>





















Un paseo solitario domingo, 10 de mayo de 2009 |

Miro la penumbra que pende sobre esta calle principal desierta. Que pronto volverá a los grises y azules sombríos… Es de noche y mi alma se vuelve del revés. Mi desesperación está suspendida en el aire que me rodea, me sigue hasta que sale el sol y desagradables e inquietantes sentimientos vuelven a esconderse dentro de mi pecho, sin que puedan verse. Noche. Nadie cree que sea posible ver. Todos podrían verme, de noche, si lo intentaran. Si quisieran. Si quisieran ver lo que llevo dentro…

[Extracto de “Un paseo solitario”, Guy Y. Davis, Ed. Periférica]

Etiquetas: , ,

El silencio lunes, 4 de mayo de 2009 |

Es el dolor del silencio, el que desgarra conciencias y corazones; el que se instala sin previo aviso en mitad de la nada. Silencio oscuro, silencio maldito, silencio temido. Es el silencio de la lejanía, el que dice mil cosas sin decir nada, el que trae el negro que impide ver algo, el que no me deja leerte, recibirte. Es el silencio de la noche, el de los espectros de siempre, con su letanía de décadas pasadas. Es el silencio del dolor de ahora, el que se instaló entre nosotros y eclipsó el sol que aún no se había escondido. El silencio de tu lloro que no se oye, de tu desgarro interno, de todo aquello que se intuye y siente sin poder ser visto. Porque a oscuras y en silencio te seguiré esperando, pegado a ti a pesar de la distancia, a pesar de los muros invisibles levantados por tu dolor, los mismos que me rompen por dentro cuando no te oigo, cuando no te leo, cuando no me mandas besos. 

Etiquetas:

izquierda unida