<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18181072\x26blogName\x3dC%C3%B3mo+darle+la+vuelta\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/\x26vt\x3d-1897776408089559313', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Payasos [de feria]

El espectáculo televisivo de corte bipartidista, aquello a lo que algunos llaman debate, fue el broche final de una campaña electoral harto lamentable. Ayer, los dos principales aspirantes a la Presidencia escenificaron el patetismo político que los caracteriza, la demencial falta de ideas y proyectos de sus respectivos programas y la nula visión de futuro de una generación de políticos de cuarta categoría. El monólogo de ayer fue, ante todo, una repetición [más vehemente si cabe] del primer round: los mismos temas, los mismos argumentos y, para colmo, los mismos cierres. Rajoy escenificó su harakiri político ante 12 millones de personas que, con la boca abierta, tuvimos que soportar una sarta de mentiras nunca antes oídas; y es que el delfín de Aznar, incapaz de asumir los errores de su propia gestión y la de sus compañeros llegó a afirmar que la guerra de Irak había sido apoyada por los socialistas y por el propio Zapatero. Volvió a mentir en el tema migratorio, afirmando que durante estos últimos cuatro años España se ha terminado consolidando como el coladero de Europa, que Zapatero carece de una política migratoria definida y de una acción exterior decidida. Mientras que Zapatero, en pocos minutos lanzó más de 30 propuestas a la cara atónita de su contrincante, Rajoy se escudó en las tres ideas pesimistas básicas de su campaña: aquí no cabemos todos, la economía es un desastre y los socialistas han negociado con ETA. Lo de anoche fue la culminación a un desastre político sin precedentes en la historia contemporánea española: la instalación de la mentira y el engaño como ejes principales de la acción política; así, el mantra popular, ha terminado erigiéndose en la verdad única de una derecha carente de argumentos, en la mayor estafa discursiva de estos últimos treinta años. Anoche quedó patente que el bipartidismo que ambos partidos pretenden instaurar, atentando contra la pluralidad política de un sistema que, ni por asomo, se asemeja al norteamericano, es un cáncer, una amenaza absoluta para el sistema de derechos y libertades, para la pluralidad garantizada por la Constitución. Anoche, más que nunca, me quedó claro que ni Zapatero ni Rajoy tienen la altura política exigible para el cargo al que optan. Anoche me reafirmé en la convicción de que mi voto, le pese a quién le pese, seguirá siendo más útil en la trinchera de la auténtica izquierda que en el corral y el circo de aquellos [payasos] que ni creen en la pluralidad ni respetan a los ciudadanos.

Etiquetas: , , , , , ,

You can leave your response or bookmark this post to del.icio.us by using the links below.
Comment | Bookmark | Go to end
  • Anonymous Anónimo says so:
    9:47 a. m.  

    Puede que ni ZP ni Rajoy tengan la altura exigible. Pero claro, si la alternativa es Llamazares... top

  • Blogger Xerach says so:
    11:16 a. m.  

    Discursiva y argumentalmente, Llamazares gana a estos dos peleles por goleada. Otra cosa es que no compartamos el ideario político de Gaspar. De todas maneras, de todos es sabido que la alternativa a estas dos marionetas ha de venir de sus respectivos partidos: nadie en España puede asumir que Izquierda Unida sea capaz de, en estos momentos y con esta ley electoral, de plantarle cara a estos dos ineptos. En mi post lo único que quise dejar claro es que ni ZP ni Rajoy son "hombres de Estado" en el sentido clásico del término, Y que por ello, porque ni cren en sus programas políticos ni en los fuegos artificiales al que nos tienen acostumbrados, votaré porla opción que más se ajusta a mi ideología. Soy de izquierdas y no me dejo vender ni por las falacias del "voto útil" ni por las rebajas de impuestos prometidos por ambos partidos mayoritarios; y porque, ante todo, creo en la pluralidad del sistema y que el bipartidismo es un mal mayor para la democracia, la libertad y la igualdad entre todos los ciudadanos. Un saludo. top

  • Anonymous Anónimo says so:
    12:14 p. m.  

    Ser un hombre de estado significa gobernar para todos. Gobernar para todos significa quedarte siempre corto para algunos y pasarte para otros. Piénselo.

    Qué quiere que le diga, yo echo de menos al califa, por lo menos con él había igual de pocos votos, pero bastante más ilusión. top

izquierda unida