<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18181072\x26blogName\x3dC%C3%B3mo+darle+la+vuelta\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/\x26vt\x3d-1897776408089559313', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Día de la Tierra




La amenaza latente del cambio climático global parece monopolizar, desde hace ya algunas décadas, la celebración del día de la Tierra. La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero son el principal caballo de batalla de las organizaciones ecologistas, que tras más de 20 años denunciando lo que ya parece inevitable, parecen haber trasladado su preocupación al resto del cuerpo social, e incluso a los Estados [al menos a aquellos que han ratificado el exiguo Protocolo de Kioto]. Los grupos ecologistas liderados por Greenpeace afirman que las emisiones de CO2 a la atmósfera deberán reducirse en un 80% antes de 2050, para evitar un aumento de la temperatura global en más de dos grados respecto a la temperatura de la Tierra antes de la Revolución Industrial. La movilización contra el cambio climático se inició en 1992 en la Cumbre de la Tierra de Río y se consolidó con la firma del Protocolo de Kioto en 1998 y su puesta en marcha en 2005. La resurrección de las viejas soluciones, como el desarrollo de la energía nuclear, o el cumplimiento de tratados limitados en su forma y contenido, son meros parches para un problema de gran evergadura. El negacionismo, especialmente fuerte entre los sectores neoliberales y conservadores, tampoco ayuda a la constitución de un necesario consenso para evitar un mal global producto de la acción antrópica sobre los frágiles ecosistemas del planeta. La solución al problema pasa por un radical cambio en la concepción del ser humano y su relación con su entorno; pasa por desterrar definitivamente las viejas ideas antropocéntricas que sostienen que los recursos y la Tierra forman parte de un todo entregado a los seres humanos para su disfrute y explotación; pasa por una revolución verde que vaya más allá de la mera concienciación o compra de supuestos productos ecológicos; pasa por políticas estatales realistas, capaces de plantarle cara a los lobbies del petróleo, el gas y la contaminación y apostar por unas energías lo más limpias posibles.

You can leave your response or bookmark this post to del.icio.us by using the links below.
Comment | Bookmark | Go to end
izquierda unida