<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18181072\x26blogName\x3dC%C3%B3mo+darle+la+vuelta\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/\x26vt\x3d-1897776408089559313', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

14 de abril



Hace 76 años se procalamaba en las calles, un 14 de abril, la II República española, el primer régimen de libertades y derechos moderno de nuestra historia. Esta primera experiencia democrática, salvajemente truncada por aquellos que hicieron del inmovilismo y el tradicionalismo más burdo su bandera, debe ser recordada como lo que es: una etapa muy corta de la contemporaneidad española, pero indudablemente central para entender el agitado presente. La República intentó plantarle cara a los serios problemas estructurales de la España de entonces: vertebración territorial, educación, mercado laboral, reforma agraria..., y lo más importante de todo, crear una conciencia demorática en una ciudadanía cansada del teatro político de la paz de los muertos restauracionista y la agonía explícita de una Monarquía borbónica entregada al juego de la dictadura.

Si bien es cierto que la República trajo consigo problemas anexos y no logró dar una salida viable a algunos conflictos ya existentes, el fin del quinquenio republicano no puede explicarse únicamente por las contradicciones internas del sistema. La oposición antidemocrática, bien movilizada y con apoyos cruciales internos y externos, y tras unas elecciones democráticas en 1936 en las que vence la coalición de las izquierdas [Frente Popular], logra a través de las armas y el golpismo arrebatarle la soberanía popular a los ciudadanos y engendrar el peor y más dictatorial régimen de la historia de España. Son ellos, a fin de cuentas, los responsables últimos de la guerra y de los casi cuarenta años de franquismo.

El legado directo de la II República se halla vivo, aún hoy, en nuestro ordenamiento actual: el Estado de las Autonomías es un producto directo de la fórmula republicana utilizada en 1931, la España integral. Los excelentes logros del sistema educativo de entonces son otro de los grandes legados republicanos, sin olvidar, lógicamente, lo que muchos historiadores denominan la segunda edad de oro de la cultura española. La República encarnó los valores en los que se fundamentan nuestros Estados de derecho; supuso un progreso sustancial con la apatía manifiesta de la Restauración borbónica; y supuso la prueba palpable de que sólo un régimen democrático podía hacer viable una coexistencia pacífica y relativamente tranquila entre todas las naciones de este Estado. Hoy es el día para recordar no sólo a aquellos que hicieron posible el régimen republicano, sino a todos aquellos que lucharon por los valores de la democracia y la pluralidad, dieron sus vidas por ellos o acabaron encarcelados en las cárceles del franquismo. ¡Viva la República!

You can leave your response or bookmark this post to del.icio.us by using the links below.
Comment | Bookmark | Go to end
izquierda unida