<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18181072\x26blogName\x3dC%C3%B3mo+darle+la+vuelta\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/\x26vt\x3d-1897776408089559313', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Prohibición total



No soy muy amigo de las prohibiciones o de aplicar medidas que coarten la libertad de las masas, pero en ocasiones hay medidas que son absolutamente necesarias. La regulación [eufemismo de prohibición] del consumo de tabaco en espacios públicos cerrados es un fantástico ejemplo de esta compleja temática: ¿hasta qué punto los entes públicos pueden regular las actividades humanas sin causar una merma de libertades civiles? ¿Es la prohibición de algo sinónimo de un recorte de libertades básicas?
En estos últimos días la prensa española muestra su sorpresa porque Barcelona será una ciudad libre de las detestables corridas de toros a partir de 2008. Si bien es cierto que la ciudad condal se declaró antitaurina en 2004, gracias a los apoyos de las formaciones de izquierda [y muy especialmente Esquerra Republicana], los motivos para la desaparición definitiva de estos lamentables espectáculos públicos de crueldad y tortura animal sin límites son de carácter eminentemente económico [y social]. Al parecer, las pocas corridas de toros que aún se realizaban en la Monumental de Barcelona generaban unas pérdidas de 24.000 € por corrida. El descenso brutal de espectadores ha hecho inviable la práctica de esta deleznable práctica en la capital catalana, lo que constituye una gran noticia para todos aquellos que defendemos con uñas y dientes [y con nuestras vegetarianas conciencias] los derechos de los animales. De esta manera, Barcelona se convertiría, junto a la Comunidad Autónoma de Canarias, en las dos únicas regiones del Estado español libres de la mayor crueldad contra los animales practicada en Occidente.
En nuestras islas, las corridas de toros fueron prohibidas expresamente por el Parlamento canario en 1991 a través de una ley autonómica 8/1991 de protección de los animales, que en su artículo 5 establece lo siguiente: Se prohíbe la utilización de animales en peleas, fiestas, espectáculos y otras actividades que conlleven maltrato, crueldad o sufrimiento. A pesar de ello, el punto 2 del citado artículo permite la celebración de las no menos repugnantes peleas de gallos, lo que confiere a esta ley un carácter básicamente conservador [en tanto que se erige como defensor de una tradición muy arraigada en algunas zonas insulares]. Lo que la ley 8/1991 vino a establecer fue la primera prohibición legislativa contra uno de los principales clichés de la cultura española tradicional, a través de los mecanismos autonómicos del Estado descentralizado. Aún no entiendo como los defensores de la madre patria, populares, falangistas y demás elementos de extrema derecha, no nos han tachado a todos los canarios por ser unos filoseparatistas o unos rompe patrias por aborrecer uno de sus mayores festejos nacionales [que ellos mismos denominan la fiesta nacional]. Canarias es, sin lugar a dudas, el territorio del Estado español que mayor rechazo muestra hacia la tortura de los toros, junto con Cataluña y Galicia. Una encuesta de opinión de la empresa Gallup afirma que el 68.8% de los españoles peninsulares [los canarios no fueron tenidos en cuenta a la hora de elaborar la encuesta] afirman no tener ningún interés por estos festejos. Los menores de 24 años son los más activos opositores de la fiesta nacional, ya que alrededor del 83% de los miembros de esta franja de edad rechazan las corridas. Le siguen los de edades comprendidas entre los 25-34 años, con un 77% de opositores; de 35-44 años, 72%; de 45-54 años, 71%; Las franjas de edad más favorables a estos lamentables espectáculos de tortura animal son los individuos de 55-64 años, con un 44% a favor de la misma; por último, las personas mayores de 65 años son las más favorables a las corridas de toro, con un 51% de apoyos.
Lo más lamentable ha sido leer el contenido del editorial de El País de hoy lunes 18 de diciembre, en el que se hacen referencias implícitas que podrían constituir apología de la tortura animal, en el que se exhorta a las instituciones públicas a no fomentar ni limitar los espectáculos taurinos, con una explícita referencia a la necesidad de mantener las corridas de toro [imaginamos que con apoyo del herario público] como atracción turística: Barcelona ha dado un gran salto en los últimos veinte años como destino turístico singular. Y aunque no sea ése su principal atractivo, los espectáculos de la Monumental contribuyen ciertamente a ese apogeo. Un lamentable editorial de un grupo de comunicación como Prisa, cada vez más conservador en sus tesis y más pseudo-progre en su línea editorial.

You can leave your response or bookmark this post to del.icio.us by using the links below.
Comment | Bookmark | Go to end
  • Anonymous Anónimo says so:
    3:50 p. m.  

    No lo mencionas pero el PACMA también tuvo mucho que ver en la declaración de Barcelona antitaurina y hoy en día es el máximo exponente en la lucha contra la tauromaquia y el maltrato animal a nivel político. De echo, es el único partido implicado en ello. Porque partidos que mencionas, como Esquerra republicana, se declaran por un lado antitaurinos, y por otro apoyan y fomentan los terribles correbous. (mas tortura taurina) otras formaciones, como IU, que tienes el logo abajo, no se preocupan en absoluto por el tema del maltrato, incluso lo fomentan, como el lider de IU, Gaspar LLamazares. Verdes son mas bien de corte ecologista, sin implicarse demasiado en la lucha animalista.
    No os engañeis, día de hoy, la única opción política es el PACMA. Ni eskerra ni iu ni nada, todos fomentan la tortura. El unico partido que defiende DE VERDAD los animales, es el PACMA.

    ¡¡¡¡Viva el PACMA!!!! top

  • Blogger ´´Saray´´ says so:
    12:00 a. m.  

    ¿Sabes escribir en inglés? si es así por favor anímate a añadir tus comentarios al debate en la CBS News que como sabrás hace unos días difundió en la televisión estadounidense un reportaje sobre los repugnantes hermanos Rivera poniéndolos como poco menos que dioses y diciendo que en España todos adoramos el toreo. Vergonzoso.

    http://www.cbsnews.com/video/watch/?id=6275522n#comments

    Al mismo tiempo te comento que una amiga australiana junto con una chica polaca que vive en Gran Canaria y varias más de otros países están haciendo recogida de firmas para una campaña contra la tauromaquia. Si quieres pásame tu dirección de correo electrónico y te envío sus datos por si tú también quieres firmar y correr la voz entre otros antitaurinos.

    Si seguimos luchando y no dejamos que nos tapen la boca llegará el día que podamos terminar con esta salvajada de paletos y salvar a los toros que es lo fundamental.

    Un saludo. top

  • Anonymous Anónimo says so:
    7:23 p. m.  

    Amigo! No puedo más que felicitarte por este blog, del que comparto casi al 100%.

    La parte en la que discrepo totalmente es que, si hoy en Catalunya se han prohibido las corridas de toros, no es por un interés económico, no es que los políticos se hayan dado cuenta de que nadie va a los toros en Barcelona y que el negocio no es rentable...esta ley nace de lo que en Catalunya se conoce como Inciativa Legislativa Popular.

    Hemos sido los ciudadanos, tras el empuje de asociaciones animalistas, los que hemos reunido las firmas suficientes que establece el Estatut para poder presentar ante el Parlament esta propuesta. Con la ayuda de los colectivos animalistas, los ciudadanos nos hemos movilizado para conseguir hoy esta prohibicion. No hemos conseguido incluir los correbous, lógicamente por las connotaciones que algunos partidos han querido sembrar sobre este proyecto, difuminándolo de una niebla nacionalista que no es real, por lo menos en la propuesta original de la ciudadanía catalana.


    Por todo lo demás, te felicito por este post...hay que hablar más claro y más alto.
    Mi más sincera enhorabuena. top

  • Anonymous Anónimo says so:
    12:34 p. m.  

    La ley de la que hablas se refiere a los animales domésticos o de compañía (Artículo 1) a los que seguidamente define (por si alguien tuviera alguna duda sobre lo que es eso) en el artículo 2. ¿Sacas a pasear tu toro bravo todos los días? Espero que lo tengas en un lugar adecuado, no te vayan a acusar de maltrato de animales. En Canarias no hay toros porque nadie va a verlos. top

  • Anonymous Anónimo says so:
    12:35 p. m.  

    Copiado de otra web:
    Olarte puntualiza que la Ley "se refería fundamentalmente a los animales domésticos, y el toro bravo no lo es". En efecto, la Ley 8/1991 de 30 de abril señala que su objetivo es "la protección de los animales domésticos". En consecuencia, se prohibían las peleas de perros y se imponían restricciones a las de gallos, "que forman parte de la cultura canaria, nos guste o no".
    En Canarias no hay corridas de toros por que no hay afición y no son rentables, ese es el motivo les guste o no. top

izquierda unida