<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18181072\x26blogName\x3dC%C3%B3mo+darle+la+vuelta\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/\x26vt\x3d-1897776408089559313', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Jubilación definitiva.

Tras 29 años en activo, nuestra Constitución se merece no sólo una reforma sino una jubilación definitiva. En más de tres décadas, la España que gestó aquel proyecto de convivencia colectiva es muy distinta a la de ahora. Éste, y no otro, es el principal de los argumentos para apoyar explícitamente una reforma total de un texto más que obsoleto. Es un sinsentido mayúsculo seguir defendiendo, contra viento y marea, la sacralización extrema de un texto producto de una época muy concreta de nuestra historia; es una estupidez seguir creyendo que la Constitución de 1978, la de la Monarquía y el Estado centralista [eufemísticamente llamada “de las Autonomías”], garantiza no sólo los derechos que en ella vienen recogidos, sino la correcta vertebración del Estado. No es así, y los hechos así lo avalan. Vivimos momentos de extrema crispación político-social y una etapa de degradación de la vida pública y judicial que, inevitablemente, terminarán haciendo saltar por los aires a esta “santificada” Constitución. Antes de que esto ocurra, las fuerzas democráticas y progresistas deben sacar adelante, sin miedos a las presiones de la derecha recalcitrante, un proyecto nuevo de convivencia que supere el obsoleto marco de las Autonomías y dé paso, de una vez por todas, a la solución federal. La federación de las Autonomías, reconvertidas en Naciones o Estados federados a un ente supranacional que permita la convivencia entre todas, de carácter, eso sí, republicano, constituye una vía alternativa a la practicada durante estos últimos 30 años. La República democrática es el marco que hará posibles todos los proyectos de vertebración política existentes; la Monarquía, una institución retrógrada y antidemocrática por naturaleza, no tiene cabida en el futuro más inmediato de los pueblos que conforman España. Por ello, la reivindicación de la plurinacionalidad de España y del derecho de las nacionalidades que conforman el actual Estado a federarse como entes independientes pero unidos, por fortísimos lazos históricos y políticos, a un Estado que garantice el desarrollo de los mismos, es una necesidad en un momento en el que las fuerzas de ambos extremos amenazan con hacer imposible una solución al mayor de los problemas estructurales de la historia de España. Democracia, República y federalismo; porque otra Constitución no sólo es posible, sino necesaria y viable.

Etiquetas: , , , , ,

You can leave your response or bookmark this post to del.icio.us by using the links below.
Comment | Bookmark | Go to end
izquierda unida