<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18181072\x26blogName\x3dC%C3%B3mo+darle+la+vuelta\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/\x26vt\x3d-1897776408089559313', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Golpe al golpe



Lo que está pasando en Pakistán roza el paroxismo: el actual gobernante, Pervez Musharraf, llegó al poder mediante un golpe de estado perpetrado en 1999; ahora, acosado por la oposición democrática y el Tribunal Supremo del país, ha decidido dar otro golpe decretando el “estado de emergencia”, lo que equivale a una ley marcial de facto. El mayor de los aliados del Imperio en la zona, una dictadura que lleva casi media década impidiendo un más que necesario proceso de democratización nacional, ha decidido dar un golpe al golpe ya consolidado, lo que objetivamente hablando viene a ser una estupidez suprema: ¿qué sentido tiene dar un golpe de estado a una situación ya de por sí irregular y antidemocrática? Musharraf no es tonto: acosado por un Tribunal Supremo que en unos días iba a decidir la más que probable ilegalidad de su reelección como presidente de Pakistán [al concurrir como militar a unas elecciones harto surrealistas], decidió hacer uso de las mismas estratagemas discursivas que sus patronos imperiales, es decir, hacer del terrorismo un escudo con el que blindarse eternamente en el poder. Arguyendo una supuesta amenaza terrorista islámica, Musharraf ha derogado la Constitución y descabezado a todo el Tribunal Supremo, imponiendo el arresto domiciliario a los miembros que declararon ilegal el estado de excepción impuesto. La represión se ha extendido a destacados abogados pro-democracia y a los elementos de la oposición política; hasta la fecha, alrededor de 500 personas han sido detenidas con la ilegal ley marcial en la mano. Esta nueva situación permitirá al lacayo asiático del Imperio [el que Bush cree que es un “defensor de la democracia y la libertad”] modificar en los próximos doce meses la Constitución ahora vigente, de 1973, a su antojo. El dictador bueno del Imperio, aquel al que Bush y la rancia derecha norteamericana parecen dar cobertura y apoyo, podrá permanecer en el poder indefinidamente, haciendo del terrorismo su principal baza y del apoyo implícito del Imperio una garantía nada desdeñable de estabilidad y futuro para su inamovible y patrimonializado puesto presidencial. Los perdedores, como siempre, los pakistaníes: atrapados entre el fuego cruzado del islamismo radical y la antidemocrática casta militar que apoya, con los tanques en las calles y las armas en la mano, a este impresentable personaje.

Etiquetas: , , , , , , ,

You can leave your response or bookmark this post to del.icio.us by using the links below.
Comment | Bookmark | Go to end
izquierda unida