<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18181072\x26blogName\x3dC%C3%B3mo+darle+la+vuelta\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/\x26vt\x3d-1897776408089559313', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

¿Revolución?


Hoy se conmemora el 50 aniversario del inicio de la revolución que aupó a Castro al poder en Cuba. En este medio siglo de un régimen que pretendió ser una alternativa facitble y viable al ingobierno de la dictadura-marioneta de Estados Unidos, las cosas han evolucionado mucho. Muchos sigue creyendo que el régimen de Castro desafió y sigue desafiando a un planeta que ha sucumbido a las tentaciones del mercado libre. Otros creen que el régimen que se autodefine como "comunista" es una alternativa al imperialismo norteamericano, al modelo de desarrollo neoliberal y capitalista. Yo personalmente opino que el régimen de Castro es otro ejemplo más de la escoria pseudo-progre que en nombre de la libertad y la lucha contra el capital libre, es capaz de pisar derechos humanos, libertades individuales e imponer el pensamiento único [esta vez el pseudo-socialista]. ¿Cómo puede alguien que se dice de izquierdas apoyar semejante engendro político? ¿Cómo se puede apoyar un régimen antidemocrático que encarcela a los disidentes políticos y reprime cualquier manifestación política que no sintonice con las tesis de Castro y sus secuaces?

Si bien es cierto que la "revolución cubana" se inició con el objetivo principal de derrocar la dictadura de Fulgencio Batista, Fidel Castro no tuvo, al menos en un primer momento, la intención de convertir la isla en el valuarte del comunismo americano. De hecho, tras ser aupado al poder, Castro intentó en 1959 estrechar los lazos políticos entre Cuba y Estados Unidos. Pero las vicisitudes del mundo bipolar, junto al oportunismo político de esta sabandija revolucionaria llevaron a Castro a la órbita directa del siempre dictatorial mundo soviético. Un pijo y aburguesado Fidel Castro [no nos olvidemos que era hijo de un miembro de la burguesía de La Habana] se transformó rápidamente en un defensor del comunismo más ortodoxo y soviético, tanto en el estilo como en la praxis. Envuelto en una retórica comunista pedante e intragable, Castro se erigió en defensor de la lucha anti-imperial, no dudando en apoyar militar o políticamente cualquier lucha contra el malévolo imperio [Angola, Afganistán...], sin tener en cuenta [o pasando por alto] que la propia Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas practicaba algo mucho más macabro que el imperialismo al estilo norteamericano.

La revolución cubana es un acontecimiento histórico que reproduce fielmente las pautas básicas del conflicto del mundo bipolar. Sus profundas contradicciones se explican únicamente a partir del contexto en el que se desarrolló. Y si bien es cierto que hasta 1991 la existencia de semejante régimen podía incluso tener un sentido político, desde la década de 1990 la existencia misma del régimen castrista sigue siendo uno de los mayores sinsentidos del mundo actual. Un régimen que llevó a cabo una persecución monstruosa contra homosexuales, intelectuales anti-comunistas y disidentes de todo tipo, se erige aún hoy como principal valuarte de un socialismo trasnochado y decadente; un régimen que sigue haciendo alusiones directas a mantener viva la llama de la revolución, basándose en conceptos tan serios como la libertad y la lucha contra las desigualdades. ¿Contradicciones o mera retórica? ¿Revolución o involución? Lo segundo, probablemente.

Es inadmisible que en este y otros países existan sectores sociales que apoyen a un dictador y su régimen político por considerarlos un mal menor. Pero más inadmisible aún es la hipocresía de este mundo que se dice libre; una hipocresía caracterizada por una crítica mordaz hacia el régimen de Castro y un bloqueo económico sangrante y repulsivo. Un mundo libre capaz de considerar medidas tan drásticas como poner fin a las relaciones diplomáticas con Cuba a la par que hace negocios multimillonarios con la dictadura popular china. Un mundo libre sin escrúpulos ni moral, vendido al mejor postor [sea dictadura o democracia]. Mientras, los cubanos seguirán padeciendo un régimen que existe y persiste, en parte, por sus propias responsabilidades. Y es que un pueblo que durante medio siglo padece una dictadura y no se levanta contra ella, poco o nada dice a su favor.

You can leave your response or bookmark this post to del.icio.us by using the links below.
Comment | Bookmark | Go to end
izquierda unida