<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18181072\x26blogName\x3dC%C3%B3mo+darle+la+vuelta\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/\x26vt\x3d-1897776408089559313', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Orgullo



Un 28 de junio de hace exactamente 38 años nacía, oficialmente, el movimiento moderno por los derechos de los homosexuales. Nacía en un contexto caracterizado por las redadas policiales en los sórdidos locales del ambiente neoyorquino de finales de la década de 1960; nacía en un ambiente excluyente en el que la homofobia era aún la norma y en el que las libertades de millones de homosexuales eran pasto de la incomprensión, el desprecio y el rechazo. Y fue a través de la organización espontánea de cientos de homosexuales, lesbianas y personas transgénero, con botellas y piedras en mano, cómo nacía una reivindicación que se ha terminado convirtiendo en clásica. Los historiadores calculan que, en torno a unos 4.000 homosexuales, hicieron frente a la policía en los días posteriores al estallido de la protesta aquel 28 de junio de 1969. Lo hicieron exhibiendo su orgullo, por primera vez, fuera de los cuartos oscuros, los callejones y los locales nocturnos. Un orgullo que representaba lo que eran, lo que sentían; homosexuales, lesbianas, transgénero, bisexuales o intersexuales, diversos, pero unidos bajo una misma bandera. Hoy, más que nunca, reivindicamos, en un mundo bien distinto de aquel que vio nacer las bases de nuestros modernos derechos, el orgullo de ser lo que somos, de sentir lo que sentimos y de hacer lo que hacemos. Lo reivindicamos desde el respeto a la diversidad y a la diferencia, y reconociendo el irrefutable hecho de que todos, a pesar de lo que nos separa, somos iguales en derechos y en libertades. Desde un país que ostenta la loable posición de ser pionera en materia de derechos y libertades para y con aquellos que no nos sentimos heterosexuales, y en el reconocimiento pleno de la inmensa suerte que tenemos de vivir en un país en el que no se nos ahorca, encarcela o detiene, reivindico lo dicho, con la cabeza bien alta y con orgullo.

You can leave your response or bookmark this post to del.icio.us by using the links below.
Comment | Bookmark | Go to end
izquierda unida