<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18181072\x26blogName\x3dC%C3%B3mo+darle+la+vuelta\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/\x26vt\x3d-1897776408089559313', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Hace dos años


Aquel día me levanté sin haber dormido. Había pasado buena parte de la noche en la cocina, acostado en el suelo helado, acompañando a Nira en sus últimas horas. Solía despertarla a altas horas de la mañana, cuando el insomnio me asaltaba con la misma letanía de siempre, la que después de tres años aún me despierta a las cuatro, a las cinco, a las seis, cuando aún es de noche, cuando sólo se oye el silencio. Ella no se levantaba, estaba acostumbrada a las visitas inoportunas, molestas, quizá. Movía contenta lo que le quedaba del rabo amputado por aquella enfermedad que le mataba la piel. Le caía alguna galleta, o uno de esos palos para perros con olor a ahumado, los que la volvían siempre loca. Intenté dormir un rato, sin éxito alguno. Sólo quedaba esperar amanecer, para ver la muerte, la que no te toca a ti, la que se lleva a los que quieres. La que me visitó años antes cuando aún no sabía ni lo que era pasar a la no-vida. Mi madre me llamó a gritos, en plena calle. Nira se había desplomado presa de unas convulsiones que la asediaban con una periodicidad insufrible. Salí a la calle en aquel chándal que aún hoy hace de pijama de invierno. Saqué fuerzas para cogerla en brazos, acostarla en el sofá y tranquilizarla. Todo había acabado, me dije de rodillas, pálido, invadido por esa sensación extracorpórea próxima al estado de shock. Lo que siguió a ese momento me lo guardo, porque hay cosas que aún duelen demasiado como para ser contadas. Y porque hay recuerdos que revividos duelen aún más. Y es que hace dos años que nos dejó sin dejarnos del todo. Aún hoy, cuando hablo de ella, lloro. Descansa en paz, para siempre, Nira.

Etiquetas:

You can leave your response or bookmark this post to del.icio.us by using the links below.
Comment | Bookmark | Go to end
izquierda unida