<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18181072\x26blogName\x3dC%C3%B3mo+darle+la+vuelta\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/\x26vt\x3d-1897776408089559313', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Apunta y dispara

Las cosas no mejoran, me dices. Como si yo no lo supiera o fuese gilipollas. Tras el ring ring inesperado me he quedado fuera de juego. El enemigo sabía muy bien donde apuntar y cuando hacerlo. Y lo hizo, sin previo aviso y a pleno día. Vuelvo inesperadamente al mismo pantano en el que me encontraba hace meses, con una llamada que se interpone entre lo que pasa ahora, lo que pasó y lo que pretendo que pueda pasar. Pero los demás pretenden que pasen cosas que yo no pretendo que pasen. Siento como me vuelven a escribir un guión para el que no estoy hecho. La estrategia de aquellos que tiran la piedra y se esconden de cuerpo entero parece haber tenido éxito. Sin más estrategia de marketing que la mentira más burda, han orquestado la trampa perfecta. O paso por el aro o me joden vivo. Reflexiono qué hacer. Tomo un poco de aquellas sales que sobraron de un sábado de molinos de un verano que ya no es. Organizo una extraña expedición para salir de casa, para morirnos de frío, para bailar, para reírnos. Termino en un viaje sin retorno lógico, acostado, viendo una película de Almodóvar al amanecer. Me muerdo los dientes mientras veo a Gurruchaga haciendo de dentista pederasta. Y termina la película, “Qué he hecho yo para merecer esto”, el mismo título que fácilmente podría sintetizar mis últimos tres años, mis últimos tres meses, mis últimas tres semanas, mis últimos tres días. 

Etiquetas:

You can leave your response or bookmark this post to del.icio.us by using the links below.
Comment | Bookmark | Go to end
izquierda unida