<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18181072\x26blogName\x3dC%C3%B3mo+darle+la+vuelta\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/\x26vt\x3d-1897776408089559313', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Un año más

Como todas las demás cosas, los años también tienen fecha de caducidad y, a fin de cuentas, no son más que un mero número al que cargamos con todo un conjunto de connotaciones y significados. Supongo que para cada uno de nosotros, el año que hoy pasa ha debido significar cosas distintas. Desde una óptica personal, el 2007 ha sido un año de luces y sombras, mejorable a grandes rasgos; unos lo recordaremos como el año en que perdimos a alguien o a algo querido; otros, como el año en el que ganamos a alguien o a algo que antes no habíamos disfrutado. En la esfera de lo general, de lo público, el 2007 ha sido un año de crispación política alentada por aquellos sectores incapaces de reconocer que, bajo el paraguas de la libertad, no cabe ni la exclusión ni la censura hacia los demás. También ha sido el año en el que las ansias de democracia y libertad de algunos pueblos del planeta han sido ahogadas con balas, tanques y porrazos; Myanmar es, por desgracia, el ejemplo más paradigmático a éste respecto. Desde una óptica judicial, 2007 ha sido el año en el que se condenó a aquellos que en 2004 rompieron la vida de las casi 200 víctimas mortales de aquel fatídico 11-M. Aquí, en nuestras islas, al año que se va lo recordaremos por las llamas que arrasaron nuestros bosques y barrancos. Así, el 2007 se despide sin más pena ni más gloria que aquella que los acontecimientos parecen haberle dado. Si tuviéramos que hacer caso a lo que manda la tradición y pidiéramos un deseo, yo me decantaría por pedir que el mundo fuera un lugar más habitable para todos durante el próximo 2008; que los derechos y las libertades de todos los seres humanos fuesen respetados en todos los puntos del globo; y que, pese a los palos y a las desgracias que la vida nos plantea de vez en cuando, todos seamos un poco más felices los próximos 365 días del próximo año.

You can leave your response or bookmark this post to del.icio.us by using the links below.
Comment | Bookmark | Go to end
izquierda unida