<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18181072\x26blogName\x3dC%C3%B3mo+darle+la+vuelta\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://comodarlelavuelta.blogspot.com/\x26vt\x3d-1897776408089559313', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

El colmo

La declaraciones del Obispo de Tenerife al Diario La Opinión rozan la apología a la pederastia y resultan, cuanto menos, de una homofobia delictiva. Dice Bernardo Álvarez, en referencia a los abusos sexuales a menores, que “puede haber menores que sí lo consientan […]. Hay adolescentes de 13 años que […] están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan”. Refiriéndose a la homosexualidad,  el susodicho afirmó que “perjudica a las personas y a la sociedad”, terminando la faena conectando pederastia como homosexualidad: “la persona practica [la homosexualidad] como puede practicar el abuso de menores”. Resulta cuanto menos sorprendente que este discurso trasnochado y repito, constitutivo de delito, lo defienda un individuo adscrito a una Institución religiosa que ampara y da cobertura a violadores de niños. Desconozco si el señor Bernardo Álvarez habla desde su propia experiencia personal al  afirmar que “si te descuidas [los menores] te provocan”, pero la  afirmación es lo bastante elocuente como para creer que este señor ha recibido proposiciones indecentes de monaguillos y estudiantes de catequesis. Resulta cuando menos repugnante que alguien que se dice cristiano llegue a equiparar, sin caérsele la cara de vergüenza, conductas homosexuales, legales en un sistema democrático como el nuestro, con otras de clara orientación delictiva y castigadas por el código penal vigente. Siento tener que rectificar a este sabio prelado eclesiástico al respecto, pero mientras vivamos en un Estado que se dice laico y aconfesional, aquí las únicas normas de obligado cumplimiento son las leyes amparadas por los tribunales y promulgadas por el Parlamento de la Nación. Las leyes divinas,  le pese a quién le pese, son de obligado cumplimiento para aquellos que pisan sus iglesias y purgan sus pecados en habitáculos oscuros. Señor Álvarez, en una democracia, al contrario que en un sistema dictatorial como el que la institución al que usted representa defendió durante casi cuatro décadas, todas las tendencias políticas y opiniones son defendibles mientras que no se intente cercenar ni recortar la libertad de los demás. Sus declaraciones son, a groso modo, injurias graves; usted equipara a homosexuales que desarrollan vidas sexuales libres y consentidas con enfermos mentales que se aprovechan de niños violándolos sin su consentimiento; usted criminaliza a los menores que sufren abusos sexuales a manos de eclesiásticos enfermos a los que su Iglesia da amparo y cobertura, argumentando que éstos “los calientan”; usted, señor Obispo, no es más que un enfermo mental más incapaz de reconocer que en su Iglesia de Cristo anidan pederastas y violadores de niños, homosexuales que reniegan de su propia sexualidad y toda una jauría de parásitos sociales que, para colmo, los ciudadanos hemos de mantener con nuestros impuestos. Con noticas como ésta cada vez es más necesaria una ley que tipifique, de una vez por todas, la homofobia como una conducta delictiva. Cárcel y multas para aquellos incapaces de respetar a los que somos diferentes. 

Etiquetas: , , , , , , ,

You can leave your response or bookmark this post to del.icio.us by using the links below.
Comment | Bookmark | Go to end
izquierda unida